• Jue. Sep 23rd, 2021

UK y la UE llegan a un acuerdo sobre Brexit

Pornew

Dic 24, 2020


El acuerdo comercial llega después de meses de negociaciones, y todavía deja detalles críticos por resolver.
Gran Bretaña y la Unión Europea llegaron a un acuerdo comercial muy reñido el jueves, resolviendo un amargo divorcio que se extendió por más de cuatro años y estableciendo los términos para un futuro post-Brexit como vecinos cercanos que viven separados.

El acuerdo, que debe ser ratificado por los Parlamentos británico y europeo, se reunió en Bruselas después de 11 meses de arduas negociaciones, que culminaron en un regateo de última hora sobre los derechos de pesca que se prolongó hasta la víspera de Navidad, justo una semana antes del plazo de fin de año.

A pesar de tener miles de páginas, el acuerdo deja partes críticas de la relación para ser resueltas más tarde. Y no impedirá que se produzcan algunas perturbaciones en el comercio a través del Canal de la Mancha, ya que las exportaciones británicas seguirán estando sujetas a algunos controles fronterizos, lo que añadirá costes a las empresas y provocará posibles retrasos en los puertos.

Pero, sin embargo, es un hito en el largo drama de Brexit: el fin de la salida de Gran Bretaña de la Unión Europea en enero y un proyecto de cómo ambas partes coexistirán después de cortar los profundos lazos construidos en una relación de 47 años. Si no se llegaba a un acuerdo, Gran Bretaña y la Unión Europea podrían haber quedado en un amargo punto muerto, envenenando las relaciones en los años venideros.

Si se aprueba, el acuerdo entrará en vigor el 1 de enero, cuatro años y medio después de que una estrecha mayoría de la población de Gran Bretaña votara a favor de abandonar la Unión Europea, sumiendo al país en un debate rencoroso y en divisiones políticas sobre cómo hacerlo.

Hasta el final de este año, Gran Bretaña había acordado seguir acatando la mayoría de las normas y reglamentos de la Unión Europea, mientras los negociadores elaboraban nuevos acuerdos para regir un vasto comercio a través del Canal de la Mancha, valorado en más de 900.000 millones de dólares en 2019, libre de aranceles y cuotas.

Para el Primer Ministro Boris Johnson de Gran Bretaña, que obtuvo una victoria electoral aplastante en 2019 prometiendo “acabar con Brexit”, el acuerdo le permite cumplir esa promesa. Sonó triunfante cuando habló poco después del anuncio. “Hemos recuperado el control de nuestras leyes y nuestro destino”, dijo.

“Por primera vez desde 1973”, dijo el Sr. Johnson, “seremos una nación costera independiente con pleno control de nuestras propias aguas”.

Pero para llegar a ello, el primer ministro tuvo que hacer importantes concesiones, especialmente en lo que respecta a las normas que cubren las ayudas estatales a las empresas y los derechos europeos para seguir pescando en esas aguas.

Gran Bretaña suscribirá los principios de “igualdad de condiciones”, siguiendo de cerca las normas y reglamentos de la Unión Europea en un futuro próximo. En caso de que surjan controversias, éstas se resolverán mediante arbitraje en lugar de las sanciones automáticas que la Unión Europea venía exigiendo.

El Tribunal de Justicia Europeo, anatema para los Brexitanos, no tendrá ningún papel.

En cuanto a la pesca, el último asunto a resolver y el más delicado políticamente, las partes acordaron una reducción del 25 por ciento de las cuotas de las naciones de la Unión Europea que se introducirá gradualmente en un plazo de cinco años y medio. Gran Bretaña había estado presionando para una transición de tres años, el bloque durante 14 años.

El acuerdo no cubre los servicios, como el poderoso sector financiero de Londres, que representan alrededor del 80 por ciento de la economía británica.
En junio, el Sr. Johnson rechazó la oportunidad de extender el período de transición por un año y advirtió que Gran Bretaña estaba dispuesta a retirarse sin un acuerdo si Bruselas no le daba suficiente latitud para desarrollar su economía libre de la influencia de la creación de normas europeas. Hasta esta semana, insistió en que Gran Bretaña “prosperaría poderosamente” con una salida sin acuerdo.

Selecciones de los editores

Las 20 frases que definieron el año 2020

¿Estamos listos para reírnos de Covid-19? Una comedia británica espera que

Siempre quiso ser un “Basurero”. Ahora es el Comisionado.
Continúe leyendo la historia principal

Esa afirmación se puso a prueba la semana pasada cuando el brote de una variante del coronavirus que se propagaba rápidamente en Gran Bretaña impulsó a Francia a detener los envíos de carga durante dos días. Eso causó un gran apoyo de camiones cerca de los puertos de Dover en Inglaterra y Calais en Francia, avivando los temores de escasez de alimentos y de estantes vacíos en los supermercados británicos.
Desde el principio, el Sr. Johnson enmarcó las negociaciones como una oportunidad para afirmar la soberanía de Gran Bretaña en un mundo post-Brexit. Inevitablemente, sin embargo, dado el tamaño mucho mayor y la fuerza económica de la Unión Europea, sus negociadores pudieron insistir en que Gran Bretaña se mantuviera alineada con el bloque en algunos aspectos críticos.

La Sra. Von der Leyen dijo que el acuerdo garantizaría la competencia leal y el respeto de las reglas y normas de la Unión Europea. “Ningún acuerdo en el mundo puede cambiar la realidad y la gravedad del mundo actual”, dijo. “Somos uno de los gigantes”.

En los Estados Unidos, la victoria de Joseph R. Biden Jr. sobre el Presidente Trump en la elección del mes pasado cambió el cálculo para el Sr. Johnson. El Sr. Trump, un entusiasta defensor de Brexit, había prometido que los Estados Unidos negociarían un lucrativo acuerdo comercial con Gran Bretaña después de que ésta abandonara el abrazo europeo.

Sin embargo, el Sr. Biden ha dicho que considera que Brexit es un error y ha descartado la negociación de nuevos acuerdos comerciales con cualquier país hasta que, según él, los Estados Unidos mejoren su competitividad en el ámbito nacional. Esto ha privado al Sr. Johnson de uno de sus principales puntos de venta para concluir el proceso de Brexit.

El Sr. Biden también es un firme defensor de Irlanda y del Acuerdo de Viernes Santo, el acuerdo de paz que resolvió décadas de violencia sectaria en Irlanda del Norte. Una negociación comercial fallida de Brexit podría haber amenazado esa paz, ya que habría levantado el espectro de un retorno a una frontera dura a través de la isla de Irlanda.

Durante la campaña americana, el Sr. Biden le advirtió al Sr. Johnson que Gran Bretaña no debía socavar el acuerdo. Y desde las elecciones, los funcionarios británicos se han esforzado por demostrar su disposición a trabajar con la administración Biden en cuestiones como el cambio climático y el apoyo a la OTAN.

new

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *